Hola, soy Carla D’Innocenzo

Dietista Integrativa peso inclusiva y Profesora de Expresión Corporal Terapéutica (más otras disciplinas de movimiento).

Nací y viví en Buenos Aires, Argentina, hasta mis 26 años (allá por el 2.005), cuando siguiendo varios propósitos de vida, me trasladé a vivir a las montañas de los Pirineos Catalanes.

Soy una apasionada de la vida en la naturaleza, de activar mi atención plena, del movimiento placentero en conexión con el cuerpo, alma y mente, de la expresión y gestión de mis emociones a través de él, de la alimentación y la relación que tengo con ella y con mi cuerpo, de crear espacios de autocuidado, y practicar la autocompasión.

Todas estas pasiones, fueron las razones y motores de fuerza que me condujeron a formarme profesionalmente para llegar a comprender la esencia humana, la salud desde una mirada integradora y sensible, y poder acompañar a otras personas.

A lo largo de mi vida, pasé por muchos altos y bajos, muchas idas y venidas, muchos episodios de sentir que la salud se me escurría y que mi integridad como persona estaba disociada, muchos pedidos de ayuda para recuperarla a grandes profesionales que me guiaron y otros que me siguen acompañando, muchas horas de terapia, análisis, cuestionamientos, estudio y lecturas para interpretar la complejidad de lo que me ocurría, y para tomar acción para mejorar y seguir desarrollando y evolucionando en mi verdadera índole.

Mis problemas digestivos, hormonales, metabólicos, mi relación perturbada con mi cuerpo y la comida durante muchos años, y mi alta sensibilidad, fueron mis grandes maestros, los que me permitieron avanzar hacia mi autoconocimiento, hacia una liberación interior y una sensación de empoderamiento, y por ende, hacia mi propio equilibrio y bienestar integral.

Me considero una mujer en constante deconstrucción en medio de un sistema patriarcal y gordófóbico, una sociedad voraginosa y apremiante, que me empujó a perseguir y sufrir las exigencias hostiles de los estándares de belleza y delgadez, y erróneamente su directa asociación con la salud y la felicidad. Por eso, una más de mis pasiones, es crear espacios seguros para acompañar a otras mujeres a cuestionarse como yo, y a reconectar con sus cuerpos y con el movimiento desde un lugar respetuoso y placentero, y a sanar el vínculo con la alimentación, aplicando hábitos intuitivos, conscientes, flexibles, coherentes con su contexto, y amables con su historia.

De ahí mi profesión como Terapeuta Corporal (informada en Trauma), y como Técnica Superior en Dietética y Nutrición, especializada en Alimentación Respetuosa y Liberación Corporal de la mano del enfoque inclusivo de Salud en Diversidad Corporal, y en Alimentación Consciente (Mindful Eating) y Compasiva.

“Te doy la bienvenida a este espacio seguro y sin juicios, en donde espero poder acompañarte en tus propios procesos para conectar con una vida y unos hábitos más gentiles, alejado de las rigideces y obsesiones con tu cuerpo, el movimiento y la comida”.